Vota al Senado, pase lo que pase. Al fin y al cabo, mientras no pueda ser derrocado, lo mejor es que no caiga en manos poco fiables.

Vota al Senado pase lo que pase

Tras votar por primera vez en las Elecciones me di cuenta de un detalle bastante notorio que todo el mundo conocía y que yo ignoraba: mucha gente está en contra de las cortes bicamerales y, a consecuencia de ello, prefiere trollear en su papeleta para el Senado en lugar de dar un voto válido, ya que no creen que esa institución debería estar en pie. De hecho, gente que es responsable y asume que debe participar en las reglas del juego para cambiar las cosas también lo hacen. Es curioso como esa burlesca actitud irónicamente acaba concediendo las llaves del sistema a un PP mermado por si mismo y la evidencia de un cambio que España pide a gritos desde hace más de 140 años. Gracias a vosotros, cualquier gobierno que no haga el PP será un gobierno de paja, mientras las gaviotas azules, muy probablemente dopadas con la droga naranja forjada en las fraguas del IBEX 35, decide una vez más el futuro de España, pero esta vez en la sombra, lo cual garantizará que salga mucho mejor parado que aquel que trate de resolver problemas a golpe de reformas infructuosas.

En virtud de mi posición como español, como ciudadano de este país y como un fiel defensor de la coherencia, la democracia, la justicia y la libertad, vengo en petición de instaros a que votéis al senado. No puedes jugar al ajedrez moviendo al peón como un alfil, ni mucho menos al parchis contando de 13 en 13. Sin embargo, aquel que tenga los mecanismos que el propio sistema ofrece tiene el poder y la responsabilidad de cambiar un sistema anticuado, tiene la obligación moral de encerrar el sepulcro de Cánovas y el Cid bajo 7 llaves, quedando como un bonito recuerdo de un pasado que jamás deberá volver. Con vuestro voto acertado en el senado, conferiréis las llaves del cambio a quien da esperanzas de cambio, al que busca un horizonte donde a España no le haga falta tener colonias, para que jamás se ponga el Sol del esplendor. Ese Sol que hará que la falsa derecha española, tan farsante, tan poco patriótica y que solo mira por su bolsillo, y en el caso de Rita, por los fartons, sea expulsada y enterrada, ofreciendo la Tizona a la Justicia, para que castigue al que maltrató lo más sagrado de esta Nación. Y es que la Santificación de los Ciudadanos de España, sean o no nativos, estén o no en nuestros muy envidiados paisajes, es una obligación que queda por delante de cualquier trozo de tela, sea tricolor o rojiamarillo, queda por delante de cualquier dinastía, Sea Habsburga, Borbona o Cristiana.

Es por eso por lo que se debe quebrar el poder de quien evitó la paz en nuestra tierra, y no hay mejor forma y castigo que derrotarle en el propio sistema que, aún carentes de intelecto suficiente para comprender por ellos mismos, crearon con el fin de adorar a Don Antonio y su adorado Caudillo. Y es que, probablemente, ejercer la mano Justa contra aquella escoria bastarda que inunda este país, no esté en nuestras manos, pero sí conceder la Alabarda que empale al culpable de esta burda farsa. Es por eso por lo que os animo encarecidamente a votar al Senado. Es por eso por lo que os animo a darle su propia medicina a aquellos gallitos que osan hablar de democracia, vida, libertad, hogar y dignidad, cuando privan a su ciudadanía, aquella que le concedió la responsabilidad de protegerlos y gobernar, de todo aquello que merecen, por el simple hecho de haber trabajado para levantar el país. No dejéis al indefenso a merced del poderoso, votad, luego derrocad. Así es como España seguirá el camino hacia un futuro mejor.