Publicada en

La relación entre Donald Drumpf y los medios.

La relación entre Donald Drumpf y los medios de Jacobo López (Triscaidecafilo)

 Tras las elecciones de noviembre en Estados Unidos, Donald Trump, uno de los personajes más controvertidos de estos tiempos, fue designado Presidente, movilizando a toda la nación y pasando por boca de todos en todo el mundo debido a su forma de ser y el programa que fue presentando a lo largo de su campaña electoral. Y es que Donald Trump subió al poder para sorpresa de muchos y en una circunstancia extraña a priori: Hillari Clinton, quien era su adversaria, recibió más votos.

Si bien su relación con los medios de comunicación ya era bastante torcida antes de acceder al cargo, esta relación empeoró con su subida al poder, dándose lugar a un auténtico toma y daca de escraches mediáticos. De esto surgen varias preguntas, principalmente las siguientes: ¿por qué Trump y los medios de comunicación se llevan mal? Y ¿Cómo Trump ha llegado al poder a pesar de tener en su contra a los medios de comunicación?

Y es que la segunda pregunta es la más intrigante de todas. En todo el mundo, no solo en los EEUU, los medios de comunicación han realizado una fuerte campaña en contra del candidato y de sus políticas, y, aún habiendo fracasado en su intento de evitar su victoria, siguen realizando un gran boicot, todo y que sigue existiendo la tradición de los 100 días de tranquilidad, esos 100 días que ya en 2006 El Periódico solicitó para Montilla. Esos 100 días que no han sido respetados para Donald Trump.

¿Será que la gente no es democrática más que cuando gana, sea del color que sea? Filosofía y moral aparte, permitidme resaltar que nada más subir al poder, Donald Trump fue recibido con un sinfín de manifestaciones en masa. En concreto una espontánea manifestación multitudinaria, tanto, que los discursos redactados, las pancartas y el atrezzo, la organización medida al dedillo y una serie de famosos que coincidió su día libre fue cosa del destino. Estaba escrito, Donald Trump no debía ser presidente.

A lo largo de este proyecto analizaré la situación que se ha ido dando desde que Donald Trump decidió presentarse como candidato republicano hasta hoy. Al tiempo, incidiré con mucho detalle en su relación con la prensa, catalogable de cruzada.

Primero que todo, hay que dejar claro que la posible subida al poder de Donald Trump no era tan descabellada. Donald Trump es un modelo a seguir entre los estadounidenses debido a su historia. Se estudia en la carrera de economía e incluso varios de los emprendedores más famosos del país hablan maravillas de él en sus libros, como bien es el caso de Tim Ferriss. Y es que Trump es un magnate que, tras llevar a la quiebra en dos ocasiones a su grupo empresarial, fue capaz de reconstruir su imperio. También es conocido por sus varias series de televisión y sus libros autobiográficos en los que queda patente que es un prototipo de neoliberal exitoso.

Otro factor a tener en cuenta es su adversaria, Hillary Clinton. Clinton ha sido una candidata también bastante controvertida que se ha presentado como la otra cara de la moneda en lugar de presentar una candidatura fuerte. A eso hay que añadirle las relaciones directas que mantenía con George Soros, un magnate estadounidense al que se ha vinculado con muchos procesos revolucionarios alrededor del mundo, como, por ejemplo, la Rebelión de las Rosas de Georgia. Por último, la existencia de una serie de correos electronicos en los que se revelaba información de alto secreto, cosa que acabó en teoría en agua de borrajas. Cabe resaltar que pocos días antes de las elecciones, sin motivos aparentes, el FBI reabrió el caso aún resolviéndolo de la misma forma, lo que afectó a la campaña de la candidata demócrata.

Además, teniendo en cuenta que el discurso de Trump no era el mejor y que el candidato presentó toda una política proteccionista y xenófoba justificada por la amenaza del autodenominado Estado Islámico, Clinton tenía un programa similar al de Donald Trump, todo y que sus razones eran diferentes. Por ejemplo, ambos se oponían al TPP: Trump porque piensa que atenta contra el contexto macroeconómico estadounidense; Hillary porque ese tratado no garantizaba que, en un futuro, los trabajadores de los EEUU no podían verse afectados por los aranceles que recoge. También, estaban de acuerdo en ser más intervencionistas con el Estado Islámico, la diferencia es que Hillary solo quería aumentar la presencia militar y Trump añadía algunas medidas en contra de la entrada de población musulmana de 7 de los paises más afectados por los conflictos con el grupo terrorista.

Ya quedando clara que la contienda estaba igualada, hay un pequeño detalle que, considero, debe ser mencionado: ¿cómo es que Trump subió al poder si sacó menos votos que Clinton?

Para empezar, hay que insistir en que no es la primera vez que pasa, pero sí que ha pasado rara vez. Antes que Trump, George Bush en 2000, Rutherford Hayes en 1876 y John Quincy Adams en 1824 alcanzaron la presidencia con menos votos.

Esto es debido al sistema electoral que tienen los estadounidendes, que consiste en el sufragio indirecto del presidente, es decir, los ciudadanos registrados se dirigen a los colegios electorales de su estado y votan al candidato que prefieren. Luego, cada estado tiene una serie de electores, formando un total de 538. Estos reciben la información acerca de cuántos votos ha recibido cada candidato en su distrito y eligen en teoría el candidato más votado. De quien gana la votación entre los electores sale elegido el presidente. En 2016, aunque Hillary obtuvo unos 800 mil votos más, solo recibió el apoyo de 232 electores frente a los 308 que votaron a Trump.

Centrándonos en el tema que tenemos entre manos, lo cierto es que esta disputa entre los medios y Donald Trump se remonta a 2015, en su época como precandidato por el Partido Republicano. Su discurso era sencillo y claro. Sorprendía la pasmosidad con la que hablaba de cosas que, a ojos de muchos, eran terribles. Uno de los temas más tratados es el de su muro deseado que separara México y Estados Unidos. Desde la prensa americana e internacional, esta medida entre otras ha sido muy machacada y criticada, todo y que cabe destacar que esta clase de barreras ya existen y no solo en Estados Unidos. Hungría y España, por ejemplo, son paises que poseen vallas que han sido denunciadas en múltiples ocasiones pero sin recibir la misma atención que en el caso americano: si Donald Trump quería que el mundo lo mirara, lo ha conseguido.

Uno de los primeros encontronazos con la prensa lo tuvo el pasado 25 de febrero de 2015, cuando tuvo una disputa con Jorge Ramos, un archiconocido periodista argentino, a quien acabó expulsando de la rueda de prensa. Esto se debió a que el periodista insistió en preguntar acerca de la cuestión de los hispanoamericanos y el muro, preguntas que fueron desoídas y que llevaron al periodista fuera de la sala.

Desde entonces, un gran número de famosos se han manifestado en contra de su candidatura a lo largo de la campaña como a posteriori, como lo son Meryl Streep, John Oliver o el propio Obama. El ex-presidente, de hecho, aseguró que tomaría medidas en caso de que Trump hiciera algo que pusiera en peligro la integridad del pueblo americano. Cabe destacar que también los hubo quienes se posicionaron a su favor, como Taylor Swift, una conocida cantante country americana.

De los ejemplos que podría haber y que he enumerado, John Oliver fue especialmente incisivo. Este presentador inglés ha aprovechado desde 2015 alguno de los espacios de su programa Last Week Tonight para criticar a Donald Trump. Él explica que muchos de los negocios que realizó quebraron por su mala gestión y que sus socios siempre salían mal parados. Además, inició una campaña llamada Make Donald Drumpf again, que se basaba en que uno de sus antepasados cambió su apellido de Drumpf a Trump debido a que la sonoridad era mejor. En palabras de Oliver Suena como si te azotaran la cara con un fajo de billetes de mil dolares, mientras que Drumpf Suena como cuando una paloma se estampa contra una ventana cerrada. Es por eso que inició una campaña de merchandising que imitaba la de Trump (gorras, camisetas…) solo que cambiaba el lema Make America great again por Make Donald Drumpf Again. También lanzó el Drumpfinator, que es una aplicación para navegadores que automáticamente cambia Trump por Drumpf.

Conforme fue acumulando más poder y éxito político, la prensa se endurecía más. Y como era de esperar de Donald Trump -o de cualquier niño, salvando las distancias- no pasó una sola oportunidad de devolver la pelota al tejado de los periodistas. Les acusaba de difamar, les mandaba callar y sentar… Solo un medio, la Fox News, estaba a salvo de la ira antimediática de Trump. El magnate ha afirmado en varias ocasiones que es un medio veraz y del único del que te puedes fiar. En medio de esta pugna. Donald Trump presentó a Kellyanne Conway, una secretaria de prensa que en varias ocasiones a sido partícipe de la difusión de falsos rumores para minar la veracidad de los periódicos.

Pese a todo el arsenal mediático desplegado en todo el mundo, el mensaje de Donald Trump caló en los estadounidenses, y una vez pasaron las elecciones, Trump fue elegido para habitar la Casa Blanca. Esto fue lo que llevó al país a salir a las calles de forma masiva y aparentemente espontánea. Hubo también cierta respuesta reaccionaria institucional en la que algunas ciudades se manifestaron amigas de los inmigrantes anunciando taxativamente su oposición al programa de política de inmigración de Trump e invitando a los inmigrantes a los que les afectaba a acudir a ellas, acuñando el término de las Ciudades Santuario. La respuesta internacional tampoco tardó en llegar. Un gran número de paises expresaron su cierta preocupación por lo que podía suponer tener al magnate como presidente. En el caso de China, que Donald Trump se mostrase abierto a hablar con Taiwan y decretara una serie de reformas que complicarían la situación de muchas de sus empresas en los EEUU, se expresó un fuerte desacuerdo. Theresa May fue criticada por tardar en posicionarse en cuanto a Trump, aunque luego pactó con él de forma amistosa. En el caso de España y Rusia, Rajoy y Putin felicitaron al nuevo presidente. Rajoy, además, se ofreció como interlocutor entre el Mundo hispanoamericano y los Estados Unidos. Por último, México anunció que no pagaría el muro como decía Donald Trump en campaña, lo que provocó la cancelación de una reunión entre los líderes de ambas naciones.

Por supuesto, desde la toma de posesión del cargo hasta hoy, como he remarcado anteriormente, Donald Trump y la prensa no se han dado cuartel, y con el paso de los días, la ferocidad y agresividad con la que se contestan va en aumento. Tras su primera rueda de prensa en solitario como presidente, Donald Trump llegó a la conclusión de que Heredó un desastre. Durante la rueda de prensa, en la que fue muy intensa la disputa entre los periodistas y el presidente, desmintió que no tenía lazos con el gobierno Ruso y explicó con qué se había encontrado en sus primeros días de gobierno. También achacó a la prensa la mayor parte de sus problemas, afirmando que la prensa era el enemigo del pueblo americano. Por otro lado, la prensa le achacó que inventase deliberadamente noticias y las difundiese por la mañana para desmentirlas por la tarde, como también la invención inconsciente de otras muchas que empleó durante su campaña y para justificar su programa, como es el caso del atentado en Suecia que nunca ocurrío. Al día siguiente, el New York Times sacaba en portada Donald Trump, White House Apprentice, dejando claro su oposición a su gobierno y vaticinando malos tiempos para el país.

Bibliografia:

BENETT, James: President Trump, White House Aprenttice, The New York Times (2017)

PARDO, Pablo: Donald Trump estalla contra la prensa, El Mundo (2017)

KENTISH, Ben: Donald Trump says “fake news” media is “enemy of the american people”, The Independent (2017)

SCARPELLINI, Pablo: Donald Trump expulsa al periodista “estrella” Jorge Ramos de una rueda de prensa en Iowa, El mundo (2016)

TORRENS, María: Las 5 noticias falsas más escandalosas promovidas por Trump, El Español (2017)

FAUS, Joan: Las propuestas de Clinton y Trump, El País (2016)

FERRISS, Tim: La semana laboral de 4 horas, RBA (2008)

TRUMP, Donald J.: The way to the top (2004)

PERNAU, Josep: Ni los 100 días de tranquilidad (2006)

ASSANGE, Julian: Hillary Clinton Email Archive, Wikileaks (2011)

ANSORENA, Javier: Las filtraciones son reales, las noticias son falsas, ABC Internacional (2017)

OLIVER, John: Donald Trump – Last Week Tonight, HBO (2016)

POZZI, Sandro: John Oliver “Nunca traté a Donald Trump como un chiste”, El País (2017)

GONZÁLEZ, Sandra: El poderoso discurso de Meryl Streep contra Donald Trump, CNN (2017)

CONWAY, Kellyanne: Alternative Facts, NBC News (2017)

CAMERON, Darla: How Sanctuary Cities work, and How Trump’s executive order might affect them, The Washington Post (2016)

GARCÍA, María: Rajoy felicita a Donald Trump y dice que EEUU es un socio indispensable, Expasión (2016)

BRANDOLI, Javier: México no pagará el muro, El Mundo (2016)

Redacción de la BBC Mundo: 6 preguntas para entender la polémica por los correos electrónicos de Hillary Clinton que han estremecido la campaña electoral en EEUU, BBC (2016)

Redacción de 24horas.com: Manifestantes salen a la calle de forma espontánea en protesta contra Trump, 24horas (2016)

Redacción de El País: Resultados de las elecciones de EEUU en 2016, El País Internacional (2016)

Redacción de El País: “Heredé un desastre” y otras 8 frases bomba de Trump en su rueda de prensa, El País Internacional (2016)

Redacción de La Vanguardia: Obama no callará si ve que los valores de los EEUU están en peligro, La Vanguardia (2016)