Manifestación a favor de la educación concertada

La cruzada justa de la Educación concertada.

“Los intereses mueven el mundo. La moral solo sirve para no sentirse culpable de las atrocidades que uno comete por ellos”
 
Existen 2 tipos de personas: las que actúan y se pegan por sus ideas y las que nos quedamos a observar y analizar el por qué de las cosas.
 
Hoy voy a hacer un análisis que llevo mucho tiempo deseando redactar pero que la pereza me ha impedido hasta ahora. Se trata de la defensa a las concertadas, sobre la cual sólo daré mi opinión al final, y solo al final.
 
Para empezar, vamos a entender la realidad. Hay un relato -falso, como todos- que afirma que la concertada es una garante de los derechos, que es un punto medio entre la élite y los yonkis, básicamente. En España, además, va muy atada a la religiosidad: no es un secreto que por más que la constitución se esfuerce en decir lo contrario, es un país confesional, marcado por la cultura democristiana venida de un neofranquismo reformado tras la Transición.
 
Bien, si cogemos esta farsa y la destapamos, nos encontramos con empresas por lo general en manos de asociaciones cristianas, con sus exenciones y sus cosas guays de ser curas y monjas. Empresas que se nutren del dinero que todos -cristianos y no- pagamos. Empresas que se nutren de la verdadera confesionalidad del estado.
 
Después, cómo no, llega la barbarie. La izquierda pone trabas a la concertada ¿Es bueno? No voy a juzgarlo. Es normal que la izquierda haga esas cosas, su relato es buscar un mundo menos elitista y la concertada es un pilar fundamental del mismo. Entonces las empresas que son colegios concertados, evidentemente, se sienten amenazadas. Ahí surge el interés. Ahí surge la necesidad de un relato de peligro.
 
Si el colegio se va a la mierda, lo profesores también y los alumnos, cuyos padres tienen un fuerte adoctrinamiento democristiano y piensan erróneamente que la pública es un nido de gusanos, se sienten reticentes a esta idea. Entonces aparece una causa “justa” que une a todos, cuando en realidad se llevan como el culo. Esto lo hacen todas las ideologías: ante los problemas internos, diseñar males externos. Así surgen las manifestaciones en favor de la concertada. Punto y aparte.
 
Ahora procederé a explicar cada punto para que no os tengáis que creer que así son las cosas porque sí, al fin y al cabo no soy un cura que suelta una homilía por la Gracia de Dios, ni ganas, lo de violar niños no me va mucho -y ahí perdonen que se me haya escapado mi punto de vista, pero no sabéis lo gracioso que me ha parecido el chiste-.
 
Primero: el falso relato de la pública.
 
No nos engañemos, en la pública hay yonkis y algún que otro maleante pero… ¿Lo son todos?¿Son todos los del PP fachas? No. Nada más lejos de la realidad. Pero lo más importante… ¿La concertada no tiene yonkis ni maleantes? Permítanme ser escéptico, yo, que he ido toda mi vida a la concertada. Si era el único de mi clase que no había probado la marihuana… Ninguno lo había hecho. Si era él único que no hacía botellón con alcohol… Ninguno lo hacía. Y ojo, no digo que sea malo. Todo el mundo es joven y supongo que tiene derecho a experimentar cosas. No lo critico. Solo afirmo porque de hecho es verdad, que estar en la concertada no te garantiza no tener cerca a yonkis y que en la pública no todos son yonkis, eso seguro.
 
Un detalle: todas -y recalco todas- las personas que han probado pública y concertada prefieren la pública ¿Yonkis?¿Farsantes? Gente coherente.
 
Segundo: La concertada permite la libertad de enseñanza de la religión sin tener que pagar un privado.
 
Mentira. Preguntadle a un judio. A un musulman. A un habitante de la Grecia Clásica. La concertada es garante de la religión cristiana, lo cual es normal: son empresas por lo general llevadas por hermandades cristianas cuyo público objetivo son los democristianos. No voy a entrar en temas de respeto, solo de lógica: si un cristiano monta una escuela, no va a poner una mezquita, precisamente.
 
Sin embargo, también es coherente que en la pública no se decante ninguna religión y sea opcional darla, por no decir que las clases de religión no son tan adoctrinantes como las de un colegio cristiano -evidentemente- todo y que, aún así, predomina la religión católica -lo cual, teniendo en cuenta la coyuntura del país, es también normal-.
 
Entonces… Si la pública garantiza conocer todas las religiones y hablar de las principales, al menos y la concertada solo de una… ¿Quién garantiza más la libertad religiosa? Sumen 2+2…
 
Tercero: España es un país más confesional que El Vaticano.
 
Un hipérbole, sí… Pero en parte verdad. Históricamente, el bastión del catolicismo ha sido la Monarquía Hispánica. Y eso se ha llevado por los siglos de los siglos hasta ahora. Y Franco tan fascista no era… Era más un ultracatólico con tendencias asesinas -válgame la redundancia- que se aprovechó del Tercer Reich para “Vencer en la Cruzada”
 
Y esto queda muy remarcado en la sociedad actual… 40 años de represión dan para mucho. Primero, somos aconfesionales pero la única religión con privilegios de exención de impuestos y de contar con un fuerte presupuesto es (redoble de tambores) Si pensabas que era la católica, estabas en lo cierto. Lo cual dice mucho de la religión ¿no? Una que manifiesta los valores de pobreza, castidad y blah blah mientras viven del cuento y pagan menos que los demás -y esto no es una opinión, es una realidad, viven del cuento del Nuevo Testamento y pagan menos-. A esto se suma el neofranquismo reformado o democristianidad española. Al PP le gusta más el segundo término.
 
¿Mi conclusión? La concertada tardará mucho en desaparecer en España, ya que recibe un fuerte apoyo social por las bases adoctrinadas de la clase media, bases que no precisamente tienen por qué votar al PP. A eso súmale todo el personal que trabaja en ellas. Sin embargo, su relato es completamente falso. Interés cubierto de un manto hipócrita de Cruzada Justa… Entendible, al fin y al cabo. Si los gobernantes democristianos arrebatan la posibilidad de tener trabajo… Los que lo tienen no tratarán de malos a los que no dejan que los demás tengan, sino a quien pretende arrebatárselo, por así decirlo.
 
¿Mi opinión? Que será divertido. Veremos qué ocurre. De lo que estoy seguro es que la concertada nunca me ha avisado ni permitido irme a manifestaciones a favor de los derechos de todos. Derechos como la educación y la salud. Derechos que fueron defendidos frente a cargas policiales durísimas contra alumnos -menores, sí-. De lo que estoy seguro es de que ellos defenderán SUS “derechos” y no los de todos. De que no habrá una sola carga policial. De que lo que no les mola es que el sistema deje de ser tan feudalista.
 
Mi opinión es que si desaparece la concertada no derramaré ni una sola lágrima.