Publicada en

La cruzada justa de la Educación concertada.

Manifestación a favor de la educación concertada
“Los intereses mueven el mundo. La moral solo sirve para no sentirse culpable de las atrocidades que uno comete por ellos”
 
Existen 2 tipos de personas: las que actúan y se pegan por sus ideas y las que nos quedamos a observar y analizar el por qué de las cosas.
 
Hoy voy a hacer un análisis que llevo mucho tiempo deseando redactar pero que la pereza me ha impedido hasta ahora. Se trata de la defensa a las concertadas, sobre la cual sólo daré mi opinión al final, y solo al final.
 
Para empezar, vamos a entender la realidad. Hay un relato -falso, como todos- que afirma que la concertada es una garante de los derechos, que es un punto medio entre la élite y los yonkis, básicamente. En España, además, va muy atada a la religiosidad: no es un secreto que por más que la constitución se esfuerce en decir lo contrario, es un país confesional, marcado por la cultura democristiana venida de un neofranquismo reformado tras la Transición.
 
Bien, si cogemos esta farsa y la destapamos, nos encontramos con empresas por lo general en manos de asociaciones cristianas, con sus exenciones y sus cosas guays de ser curas y monjas. Empresas que se nutren del dinero que todos -cristianos y no- pagamos. Empresas que se nutren de la verdadera confesionalidad del estado.
 
Después, cómo no, llega la barbarie. La izquierda pone trabas a la concertada ¿Es bueno? No voy a juzgarlo. Es normal que la izquierda haga esas cosas, su relato es buscar un mundo menos elitista y la concertada es un pilar fundamental del mismo. Entonces las empresas que son colegios concertados, evidentemente, se sienten amenazadas. Ahí surge el interés. Ahí surge la necesidad de un relato de peligro.
 
Si el colegio se va a la mierda, lo profesores también y los alumnos, cuyos padres tienen un fuerte adoctrinamiento democristiano y piensan erróneamente que la pública es un nido de gusanos, se sienten reticentes a esta idea. Entonces aparece una causa “justa” que une a todos, cuando en realidad se llevan como el culo. Esto lo hacen todas las ideologías: ante los problemas internos, diseñar males externos. Así surgen las manifestaciones en favor de la concertada. Punto y aparte.
 
Ahora procederé a explicar cada punto para que no os tengáis que creer que así son las cosas porque sí, al fin y al cabo no soy un cura que suelta una homilía por la Gracia de Dios, ni ganas, lo de violar niños no me va mucho -y ahí perdonen que se me haya escapado mi punto de vista, pero no sabéis lo gracioso que me ha parecido el chiste-.
 
Primero: el falso relato de la pública.
 
No nos engañemos, en la pública hay yonkis y algún que otro maleante pero… ¿Lo son todos?¿Son todos los del PP fachas? No. Nada más lejos de la realidad. Pero lo más importante… ¿La concertada no tiene yonkis ni maleantes? Permítanme ser escéptico, yo, que he ido toda mi vida a la concertada. Si era el único de mi clase que no había probado la marihuana… Ninguno lo había hecho. Si era él único que no hacía botellón con alcohol… Ninguno lo hacía. Y ojo, no digo que sea malo. Todo el mundo es joven y supongo que tiene derecho a experimentar cosas. No lo critico. Solo afirmo porque de hecho es verdad, que estar en la concertada no te garantiza no tener cerca a yonkis y que en la pública no todos son yonkis, eso seguro.
 
Un detalle: todas -y recalco todas- las personas que han probado pública y concertada prefieren la pública ¿Yonkis?¿Farsantes? Gente coherente.
 
Segundo: La concertada permite la libertad de enseñanza de la religión sin tener que pagar un privado.
 
Mentira. Preguntadle a un judio. A un musulman. A un habitante de la Grecia Clásica. La concertada es garante de la religión cristiana, lo cual es normal: son empresas por lo general llevadas por hermandades cristianas cuyo público objetivo son los democristianos. No voy a entrar en temas de respeto, solo de lógica: si un cristiano monta una escuela, no va a poner una mezquita, precisamente.
 
Sin embargo, también es coherente que en la pública no se decante ninguna religión y sea opcional darla, por no decir que las clases de religión no son tan adoctrinantes como las de un colegio cristiano -evidentemente- todo y que, aún así, predomina la religión católica -lo cual, teniendo en cuenta la coyuntura del país, es también normal-.
 
Entonces… Si la pública garantiza conocer todas las religiones y hablar de las principales, al menos y la concertada solo de una… ¿Quién garantiza más la libertad religiosa? Sumen 2+2…
 
Tercero: España es un país más confesional que El Vaticano.
 
Un hipérbole, sí… Pero en parte verdad. Históricamente, el bastión del catolicismo ha sido la Monarquía Hispánica. Y eso se ha llevado por los siglos de los siglos hasta ahora. Y Franco tan fascista no era… Era más un ultracatólico con tendencias asesinas -válgame la redundancia- que se aprovechó del Tercer Reich para “Vencer en la Cruzada”
 
Y esto queda muy remarcado en la sociedad actual… 40 años de represión dan para mucho. Primero, somos aconfesionales pero la única religión con privilegios de exención de impuestos y de contar con un fuerte presupuesto es (redoble de tambores) Si pensabas que era la católica, estabas en lo cierto. Lo cual dice mucho de la religión ¿no? Una que manifiesta los valores de pobreza, castidad y blah blah mientras viven del cuento y pagan menos que los demás -y esto no es una opinión, es una realidad, viven del cuento del Nuevo Testamento y pagan menos-. A esto se suma el neofranquismo reformado o democristianidad española. Al PP le gusta más el segundo término.
 
¿Mi conclusión? La concertada tardará mucho en desaparecer en España, ya que recibe un fuerte apoyo social por las bases adoctrinadas de la clase media, bases que no precisamente tienen por qué votar al PP. A eso súmale todo el personal que trabaja en ellas. Sin embargo, su relato es completamente falso. Interés cubierto de un manto hipócrita de Cruzada Justa… Entendible, al fin y al cabo. Si los gobernantes democristianos arrebatan la posibilidad de tener trabajo… Los que lo tienen no tratarán de malos a los que no dejan que los demás tengan, sino a quien pretende arrebatárselo, por así decirlo.
 
¿Mi opinión? Que será divertido. Veremos qué ocurre. De lo que estoy seguro es que la concertada nunca me ha avisado ni permitido irme a manifestaciones a favor de los derechos de todos. Derechos como la educación y la salud. Derechos que fueron defendidos frente a cargas policiales durísimas contra alumnos -menores, sí-. De lo que estoy seguro es de que ellos defenderán SUS “derechos” y no los de todos. De que no habrá una sola carga policial. De que lo que no les mola es que el sistema deje de ser tan feudalista.
 
Mi opinión es que si desaparece la concertada no derramaré ni una sola lágrima.
Publicada en

Dejad de hablar de política. Hacedla

Dejad de abochornar con la política. Dejadlo. Dejad de hablar todo el rato de política. Los que sabéis, como los que no. Los que sois azules, como los que sois rojos. Dejad de hablar de política y haced política. Dejad de lados las siglas y poned por delante a la ciudadanía de España. Estáis haciendo de la política algo banal, y no por llevar rastas o coletas: por ser unos ladrones mezquinos, por manipular a la gente, por los casos aislados, por usar cualquier triquiñuela para para el cambio que necesita España. Estáis haciendo de un tema común algo vulgar, algo odiado. Es una nueva forma de apolitizar un país, un franquismo 2.0, bonito para Europa, bonito para la historia, pero realmente destructivo para el juicio crítico y la razón, que dejarán de imperar en vuestros vecinos por cansancio. Porque estáis haciendo de la política, lo mismo que de la corrupción: que deje de ser noticia. La estáis normalizando. La estáis saturando.

Y no digo que no hay que hablar todos los días de política. Es necesario para el pueblo saber qué se legisla y qué se aprueba. Acordarse de quien roba y quien cumple. Pero este avasallamiento causa una fatiga social que acabará por carcomer a los que luchan por la Libertad y la Justicia, favoreciendo a aquellos que, por parecer más quietecitos y menos molestos, obtendrán una vez más el poder para expoliar y violar lo más sagrado de esta Nación, que no es ni más ni menos que su población.

Dejad de abochornar. Dejad los egos de lado. Pactad por España. Pero no unos falsos socialistas que solo le rinden lealtad al dinero y a las puertas giratorias. Tampoco a aquellos nacidos a golpe de talonario de la mano del ibex 35, que, aún dándose una hostia de realidad -y muy merecida- permitís que sigan en juego, como si nada. Actuad por y para España. Dejad de hablar. Luchad por lo que merecen los pueblos de España.

Publicada en

Vota al Senado pase lo que pase

Vota al Senado, pase lo que pase. Al fin y al cabo, mientras no pueda ser derrocado, lo mejor es que no caiga en manos poco fiables.

Tras votar por primera vez en las Elecciones me di cuenta de un detalle bastante notorio que todo el mundo conocía y que yo ignoraba: mucha gente está en contra de las cortes bicamerales y, a consecuencia de ello, prefiere trollear en su papeleta para el Senado en lugar de dar un voto válido, ya que no creen que esa institución debería estar en pie. De hecho, gente que es responsable y asume que debe participar en las reglas del juego para cambiar las cosas también lo hacen. Es curioso como esa burlesca actitud irónicamente acaba concediendo las llaves del sistema a un PP mermado por si mismo y la evidencia de un cambio que España pide a gritos desde hace más de 140 años. Gracias a vosotros, cualquier gobierno que no haga el PP será un gobierno de paja, mientras las gaviotas azules, muy probablemente dopadas con la droga naranja forjada en las fraguas del IBEX 35, decide una vez más el futuro de España, pero esta vez en la sombra, lo cual garantizará que salga mucho mejor parado que aquel que trate de resolver problemas a golpe de reformas infructuosas.

En virtud de mi posición como español, como ciudadano de este país y como un fiel defensor de la coherencia, la democracia, la justicia y la libertad, vengo en petición de instaros a que votéis al senado. No puedes jugar al ajedrez moviendo al peón como un alfil, ni mucho menos al parchis contando de 13 en 13. Sin embargo, aquel que tenga los mecanismos que el propio sistema ofrece tiene el poder y la responsabilidad de cambiar un sistema anticuado, tiene la obligación moral de encerrar el sepulcro de Cánovas y el Cid bajo 7 llaves, quedando como un bonito recuerdo de un pasado que jamás deberá volver. Con vuestro voto acertado en el senado, conferiréis las llaves del cambio a quien da esperanzas de cambio, al que busca un horizonte donde a España no le haga falta tener colonias, para que jamás se ponga el Sol del esplendor. Ese Sol que hará que la falsa derecha española, tan farsante, tan poco patriótica y que solo mira por su bolsillo, y en el caso de Rita, por los fartons, sea expulsada y enterrada, ofreciendo la Tizona a la Justicia, para que castigue al que maltrató lo más sagrado de esta Nación. Y es que la Santificación de los Ciudadanos de España, sean o no nativos, estén o no en nuestros muy envidiados paisajes, es una obligación que queda por delante de cualquier trozo de tela, sea tricolor o rojiamarillo, queda por delante de cualquier dinastía, Sea Habsburga, Borbona o Cristiana.

Es por eso por lo que se debe quebrar el poder de quien evitó la paz en nuestra tierra, y no hay mejor forma y castigo que derrotarle en el propio sistema que, aún carentes de intelecto suficiente para comprender por ellos mismos, crearon con el fin de adorar a Don Antonio y su adorado Caudillo. Y es que, probablemente, ejercer la mano Justa contra aquella escoria bastarda que inunda este país, no esté en nuestras manos, pero sí conceder la Alabarda que empale al culpable de esta burda farsa. Es por eso por lo que os animo encarecidamente a votar al Senado. Es por eso por lo que os animo a darle su propia medicina a aquellos gallitos que osan hablar de democracia, vida, libertad, hogar y dignidad, cuando privan a su ciudadanía, aquella que le concedió la responsabilidad de protegerlos y gobernar, de todo aquello que merecen, por el simple hecho de haber trabajado para levantar el país. No dejéis al indefenso a merced del poderoso, votad, luego derrocad. Así es como España seguirá el camino hacia un futuro mejor.

Publicada en

La relación entre Donald Drumpf y los medios.

La relación entre Donald Drumpf y los medios de Jacobo López (Triscaidecafilo)

 Tras las elecciones de noviembre en Estados Unidos, Donald Trump, uno de los personajes más controvertidos de estos tiempos, fue designado Presidente, movilizando a toda la nación y pasando por boca de todos en todo el mundo debido a su forma de ser y el programa que fue presentando a lo largo de su campaña electoral. Y es que Donald Trump subió al poder para sorpresa de muchos y en una circunstancia extraña a priori: Hillari Clinton, quien era su adversaria, recibió más votos.

Si bien su relación con los medios de comunicación ya era bastante torcida antes de acceder al cargo, esta relación empeoró con su subida al poder, dándose lugar a un auténtico toma y daca de escraches mediáticos. De esto surgen varias preguntas, principalmente las siguientes: ¿por qué Trump y los medios de comunicación se llevan mal? Y ¿Cómo Trump ha llegado al poder a pesar de tener en su contra a los medios de comunicación?

Y es que la segunda pregunta es la más intrigante de todas. En todo el mundo, no solo en los EEUU, los medios de comunicación han realizado una fuerte campaña en contra del candidato y de sus políticas, y, aún habiendo fracasado en su intento de evitar su victoria, siguen realizando un gran boicot, todo y que sigue existiendo la tradición de los 100 días de tranquilidad, esos 100 días que ya en 2006 El Periódico solicitó para Montilla. Esos 100 días que no han sido respetados para Donald Trump.

¿Será que la gente no es democrática más que cuando gana, sea del color que sea? Filosofía y moral aparte, permitidme resaltar que nada más subir al poder, Donald Trump fue recibido con un sinfín de manifestaciones en masa. En concreto una espontánea manifestación multitudinaria, tanto, que los discursos redactados, las pancartas y el atrezzo, la organización medida al dedillo y una serie de famosos que coincidió su día libre fue cosa del destino. Estaba escrito, Donald Trump no debía ser presidente.

A lo largo de este proyecto analizaré la situación que se ha ido dando desde que Donald Trump decidió presentarse como candidato republicano hasta hoy. Al tiempo, incidiré con mucho detalle en su relación con la prensa, catalogable de cruzada.

Primero que todo, hay que dejar claro que la posible subida al poder de Donald Trump no era tan descabellada. Donald Trump es un modelo a seguir entre los estadounidenses debido a su historia. Se estudia en la carrera de economía e incluso varios de los emprendedores más famosos del país hablan maravillas de él en sus libros, como bien es el caso de Tim Ferriss. Y es que Trump es un magnate que, tras llevar a la quiebra en dos ocasiones a su grupo empresarial, fue capaz de reconstruir su imperio. También es conocido por sus varias series de televisión y sus libros autobiográficos en los que queda patente que es un prototipo de neoliberal exitoso.

Otro factor a tener en cuenta es su adversaria, Hillary Clinton. Clinton ha sido una candidata también bastante controvertida que se ha presentado como la otra cara de la moneda en lugar de presentar una candidatura fuerte. A eso hay que añadirle las relaciones directas que mantenía con George Soros, un magnate estadounidense al que se ha vinculado con muchos procesos revolucionarios alrededor del mundo, como, por ejemplo, la Rebelión de las Rosas de Georgia. Por último, la existencia de una serie de correos electronicos en los que se revelaba información de alto secreto, cosa que acabó en teoría en agua de borrajas. Cabe resaltar que pocos días antes de las elecciones, sin motivos aparentes, el FBI reabrió el caso aún resolviéndolo de la misma forma, lo que afectó a la campaña de la candidata demócrata.

Además, teniendo en cuenta que el discurso de Trump no era el mejor y que el candidato presentó toda una política proteccionista y xenófoba justificada por la amenaza del autodenominado Estado Islámico, Clinton tenía un programa similar al de Donald Trump, todo y que sus razones eran diferentes. Por ejemplo, ambos se oponían al TPP: Trump porque piensa que atenta contra el contexto macroeconómico estadounidense; Hillary porque ese tratado no garantizaba que, en un futuro, los trabajadores de los EEUU no podían verse afectados por los aranceles que recoge. También, estaban de acuerdo en ser más intervencionistas con el Estado Islámico, la diferencia es que Hillary solo quería aumentar la presencia militar y Trump añadía algunas medidas en contra de la entrada de población musulmana de 7 de los paises más afectados por los conflictos con el grupo terrorista.

Ya quedando clara que la contienda estaba igualada, hay un pequeño detalle que, considero, debe ser mencionado: ¿cómo es que Trump subió al poder si sacó menos votos que Clinton?

Para empezar, hay que insistir en que no es la primera vez que pasa, pero sí que ha pasado rara vez. Antes que Trump, George Bush en 2000, Rutherford Hayes en 1876 y John Quincy Adams en 1824 alcanzaron la presidencia con menos votos.

Esto es debido al sistema electoral que tienen los estadounidendes, que consiste en el sufragio indirecto del presidente, es decir, los ciudadanos registrados se dirigen a los colegios electorales de su estado y votan al candidato que prefieren. Luego, cada estado tiene una serie de electores, formando un total de 538. Estos reciben la información acerca de cuántos votos ha recibido cada candidato en su distrito y eligen en teoría el candidato más votado. De quien gana la votación entre los electores sale elegido el presidente. En 2016, aunque Hillary obtuvo unos 800 mil votos más, solo recibió el apoyo de 232 electores frente a los 308 que votaron a Trump.

Centrándonos en el tema que tenemos entre manos, lo cierto es que esta disputa entre los medios y Donald Trump se remonta a 2015, en su época como precandidato por el Partido Republicano. Su discurso era sencillo y claro. Sorprendía la pasmosidad con la que hablaba de cosas que, a ojos de muchos, eran terribles. Uno de los temas más tratados es el de su muro deseado que separara México y Estados Unidos. Desde la prensa americana e internacional, esta medida entre otras ha sido muy machacada y criticada, todo y que cabe destacar que esta clase de barreras ya existen y no solo en Estados Unidos. Hungría y España, por ejemplo, son paises que poseen vallas que han sido denunciadas en múltiples ocasiones pero sin recibir la misma atención que en el caso americano: si Donald Trump quería que el mundo lo mirara, lo ha conseguido.

Uno de los primeros encontronazos con la prensa lo tuvo el pasado 25 de febrero de 2015, cuando tuvo una disputa con Jorge Ramos, un archiconocido periodista argentino, a quien acabó expulsando de la rueda de prensa. Esto se debió a que el periodista insistió en preguntar acerca de la cuestión de los hispanoamericanos y el muro, preguntas que fueron desoídas y que llevaron al periodista fuera de la sala.

Desde entonces, un gran número de famosos se han manifestado en contra de su candidatura a lo largo de la campaña como a posteriori, como lo son Meryl Streep, John Oliver o el propio Obama. El ex-presidente, de hecho, aseguró que tomaría medidas en caso de que Trump hiciera algo que pusiera en peligro la integridad del pueblo americano. Cabe destacar que también los hubo quienes se posicionaron a su favor, como Taylor Swift, una conocida cantante country americana.

De los ejemplos que podría haber y que he enumerado, John Oliver fue especialmente incisivo. Este presentador inglés ha aprovechado desde 2015 alguno de los espacios de su programa Last Week Tonight para criticar a Donald Trump. Él explica que muchos de los negocios que realizó quebraron por su mala gestión y que sus socios siempre salían mal parados. Además, inició una campaña llamada Make Donald Drumpf again, que se basaba en que uno de sus antepasados cambió su apellido de Drumpf a Trump debido a que la sonoridad era mejor. En palabras de Oliver Suena como si te azotaran la cara con un fajo de billetes de mil dolares, mientras que Drumpf Suena como cuando una paloma se estampa contra una ventana cerrada. Es por eso que inició una campaña de merchandising que imitaba la de Trump (gorras, camisetas…) solo que cambiaba el lema Make America great again por Make Donald Drumpf Again. También lanzó el Drumpfinator, que es una aplicación para navegadores que automáticamente cambia Trump por Drumpf.

Conforme fue acumulando más poder y éxito político, la prensa se endurecía más. Y como era de esperar de Donald Trump -o de cualquier niño, salvando las distancias- no pasó una sola oportunidad de devolver la pelota al tejado de los periodistas. Les acusaba de difamar, les mandaba callar y sentar… Solo un medio, la Fox News, estaba a salvo de la ira antimediática de Trump. El magnate ha afirmado en varias ocasiones que es un medio veraz y del único del que te puedes fiar. En medio de esta pugna. Donald Trump presentó a Kellyanne Conway, una secretaria de prensa que en varias ocasiones a sido partícipe de la difusión de falsos rumores para minar la veracidad de los periódicos.

Pese a todo el arsenal mediático desplegado en todo el mundo, el mensaje de Donald Trump caló en los estadounidenses, y una vez pasaron las elecciones, Trump fue elegido para habitar la Casa Blanca. Esto fue lo que llevó al país a salir a las calles de forma masiva y aparentemente espontánea. Hubo también cierta respuesta reaccionaria institucional en la que algunas ciudades se manifestaron amigas de los inmigrantes anunciando taxativamente su oposición al programa de política de inmigración de Trump e invitando a los inmigrantes a los que les afectaba a acudir a ellas, acuñando el término de las Ciudades Santuario. La respuesta internacional tampoco tardó en llegar. Un gran número de paises expresaron su cierta preocupación por lo que podía suponer tener al magnate como presidente. En el caso de China, que Donald Trump se mostrase abierto a hablar con Taiwan y decretara una serie de reformas que complicarían la situación de muchas de sus empresas en los EEUU, se expresó un fuerte desacuerdo. Theresa May fue criticada por tardar en posicionarse en cuanto a Trump, aunque luego pactó con él de forma amistosa. En el caso de España y Rusia, Rajoy y Putin felicitaron al nuevo presidente. Rajoy, además, se ofreció como interlocutor entre el Mundo hispanoamericano y los Estados Unidos. Por último, México anunció que no pagaría el muro como decía Donald Trump en campaña, lo que provocó la cancelación de una reunión entre los líderes de ambas naciones.

Por supuesto, desde la toma de posesión del cargo hasta hoy, como he remarcado anteriormente, Donald Trump y la prensa no se han dado cuartel, y con el paso de los días, la ferocidad y agresividad con la que se contestan va en aumento. Tras su primera rueda de prensa en solitario como presidente, Donald Trump llegó a la conclusión de que Heredó un desastre. Durante la rueda de prensa, en la que fue muy intensa la disputa entre los periodistas y el presidente, desmintió que no tenía lazos con el gobierno Ruso y explicó con qué se había encontrado en sus primeros días de gobierno. También achacó a la prensa la mayor parte de sus problemas, afirmando que la prensa era el enemigo del pueblo americano. Por otro lado, la prensa le achacó que inventase deliberadamente noticias y las difundiese por la mañana para desmentirlas por la tarde, como también la invención inconsciente de otras muchas que empleó durante su campaña y para justificar su programa, como es el caso del atentado en Suecia que nunca ocurrío. Al día siguiente, el New York Times sacaba en portada Donald Trump, White House Apprentice, dejando claro su oposición a su gobierno y vaticinando malos tiempos para el país.

Bibliografia:

BENETT, James: President Trump, White House Aprenttice, The New York Times (2017)

PARDO, Pablo: Donald Trump estalla contra la prensa, El Mundo (2017)

KENTISH, Ben: Donald Trump says “fake news” media is “enemy of the american people”, The Independent (2017)

SCARPELLINI, Pablo: Donald Trump expulsa al periodista “estrella” Jorge Ramos de una rueda de prensa en Iowa, El mundo (2016)

TORRENS, María: Las 5 noticias falsas más escandalosas promovidas por Trump, El Español (2017)

FAUS, Joan: Las propuestas de Clinton y Trump, El País (2016)

FERRISS, Tim: La semana laboral de 4 horas, RBA (2008)

TRUMP, Donald J.: The way to the top (2004)

PERNAU, Josep: Ni los 100 días de tranquilidad (2006)

ASSANGE, Julian: Hillary Clinton Email Archive, Wikileaks (2011)

ANSORENA, Javier: Las filtraciones son reales, las noticias son falsas, ABC Internacional (2017)

OLIVER, John: Donald Trump – Last Week Tonight, HBO (2016)

POZZI, Sandro: John Oliver “Nunca traté a Donald Trump como un chiste”, El País (2017)

GONZÁLEZ, Sandra: El poderoso discurso de Meryl Streep contra Donald Trump, CNN (2017)

CONWAY, Kellyanne: Alternative Facts, NBC News (2017)

CAMERON, Darla: How Sanctuary Cities work, and How Trump’s executive order might affect them, The Washington Post (2016)

GARCÍA, María: Rajoy felicita a Donald Trump y dice que EEUU es un socio indispensable, Expasión (2016)

BRANDOLI, Javier: México no pagará el muro, El Mundo (2016)

Redacción de la BBC Mundo: 6 preguntas para entender la polémica por los correos electrónicos de Hillary Clinton que han estremecido la campaña electoral en EEUU, BBC (2016)

Redacción de 24horas.com: Manifestantes salen a la calle de forma espontánea en protesta contra Trump, 24horas (2016)

Redacción de El País: Resultados de las elecciones de EEUU en 2016, El País Internacional (2016)

Redacción de El País: “Heredé un desastre” y otras 8 frases bomba de Trump en su rueda de prensa, El País Internacional (2016)

Redacción de La Vanguardia: Obama no callará si ve que los valores de los EEUU están en peligro, La Vanguardia (2016)

Publicada en

Primer manifiesto de la Coherencia.

Esta tarde he leído algo que me ha empujado a proclamar mi Primer manifiesto de la Coherencia. Digamos que alguien ha utilizado el suicidio de una muchacha causado por la presión de todo un país, Italia, para hacer publicidad de su propio fanatismo utópico, en este caso el femiteismo, más comúnmente llamado feminismo SCUM o radical.

Ese alguien se ha apoyado en una tesis de barbijaputa, un personaje conocido de internet por ser una especie de profeta, de guía hacia su Arcadia, su idílico mundo sin apenas hombres y falos, donde estemos recluidos en granjas como vacas, para ordeñarnos cada 3 días, dicho exageradamente.

He aquí sus palabras:

¿Te has quejado cuando tu grupo de amigos ha mandado por Whataspp imágenes de mujeres humilladas y sexualizadas?

¿Has discutido alguna vez con un machista por atacar la dignidad de una mujer cuando no estaba ella para defenderse?

¿Has terminado perdiendo algún amigo porque ha hecho bromas reiteradas sobre violaciones, sobre sexualización de las mujeres o sobre humillaciones misóginas?

¿Se ha enfadado algún conocido contigo por prohibirle hacer chistes sobre maltrato a las mujeres?

Cuando presencias abusos verbales, abusos de poder o abusos en general, de un hombre hacia una mujer, ¿te esfuerzas por no caer en eso de “pero él es que es así, no lo hace a mal” y actúas?

¿Te has propuesto alguna vez no banalizar el machismo porque eres consciente de que el machismo mata?

¿Te niegas a culpar (sin matices ni peros) a las mujeres que sufren violaciones o maltrato?

¿Has llamado la atención alguna vez a un hombre por un acto, frase o comportamiento machista?

¿Reconoces tu propio machismo? ¿te has propuesto alguna vez acabar con él?

Si no contestas NO a estas preguntas, no te quepa duda, eres parte del problema.

Y aquí el artículo en el que se apoya: https://elventano.es/2016/09/del-porno-vengativo-al-linchamiento-social.html

Pues bien, esta fue mi contestación y, por ende, mi primer manifiesto de la coherencia:

Nunca he considerado el sexting como algo correcto. Ni lo practico, ni lo pienso practicar ni toleraré nunca ninguna conducta burlesca o en tono jocoso indecente para con la mujer, ni para con el hombre. Tampoco respeto las conductas de los homínidos que se creen con el derecho de decirle a una mujer como debe vestir o lo guapa que es por la calle, como si de su hermana se tratase. Y seré el primero en coger el fusil verbal y asestar el castigo que corresponda -esto es una construcción figurativa, abstenéos a leerla literalmente- a todo aquel que maltrate, viole, golpee o, en definitiva, aflija alguna clase de daño a nadie. Pido disculpas como hombre a todas aquellas que hayan sufrido tratos machistas, pues los machistas no me representan como hombre ni a mí, ni al que tenga la dignidad para autodenominarse como tal. Y no sigo poniendo ejemplos, que me alargo.

Sin embargo, ya se está asentado una especie de femiteismo que me asusta. Siempre lo describo del mismo modo: el hombre tenía desde antaño el derecho a ser estúpido, la mujer lo reclamó y luchó por él, lo consiguió y hoy en día pelea por el privilegio de tenerlo. Empieza a haber ya muchas voces que consideran un sinónimo hombre de machista y entre ellas está la autora ¿o autor, no lo sé, la verdad? del texto, sea quien sea y le/la citaré “solo el hombre puede ser terrorista pues es un gen específico del pene”. Como el/ella muchas son las malas lenguas que empiezan a alzarse en contra de lo que parezca aunque sea meramente solo a lo masculino. No me extenderé tampoco, por no marear demasiado, pero me asusta, me asusta mucho.

En cuanto a lo del humor, siempre y cuando el humor no refiera a una persona en concreto, debería permitirsele todos los ámbitos que existen. Si a los demás géneros artísticos se le permite hacer caricaturas de las realidades, el humor no debe ser menos. Estas palabras no son mías, son de Raquel Sastre, cómica española y columnista en no se qué blog. Está claro que ha de haber lineas, de eso estoy seguro, pero no debería ser prohibitivo.

Siguiendo mi discurso, decía Justo Serna que si alguien te habla de una sociedad perfecta, haz las maletas y lárgate a otro planeta.

Con esto quiero concluir algo sencillo: estúpidos hay a mares en el mundo. Hay racistas, machista, xenófobos, violadores… Estúpidos y estúpidas en el mundo. En el caso de esta chica, desgraciadamente, han ganado otra batalla. Quien sabe como sería, o en qué circunstancias estaba, esa gran putada es prohibitiva. Hay demasiados casos de esta clase cada día -como también de otras clases- y lo único que veo es que la estupidez se sale siempre con la suya. Seré el primero en tomar la mano de aquel cuyo fin sea castigar y evitar toda clase de comportamiendo incoherente para con el ser humano como especie. Seré el primero en alzarme contra cualquier sistema cuya base sea arrebatar al humano lo que es del humano, arrebatar a las naciones lo que es de las naciones. Seré el primero en oponerme a toda clase de prácticas que afecten a lo más fundamental del ser humano, lejos de la moral, los fanatismos y las religiones de toda clase.

Pero os pido por favor que no hagáis de estas tragedias, campañas publicitarias de vuestras corrientes utópicas de pensamiento.

Porque también me quejaré cuando sean imágenes de hombres o animales humillados las que envíen.

Porque he discutido con toda clase de gente por preservar la integridad y el honor de otra gente, cosa que es intolerable independientemente del sexo de la persona, su genital y su cerebral.

Porque he perdido amigos misóginos y amigas con una afinidad por la misandría tan terrible como la misoginia.

Porque me he enfadado con cualquier clase de chiste cuyo objeto fuera burlarse de alguien en concreto, faltando a las normas del arte y el humor.

Porque a mi personalmente se me ha hecho bullying durante 15 largos años de mi vida y la respuesta fue “se fuerte, el es así, si le dejas en paz te dejará” y también he tratado de hacer entrar en razón a la gente que sufría esa clase de “síndrome de estocolmo” que mencionas.

Porque no mata el machismo. Matan las personas. A toda clase de personas. Y son las personas que matan las que deben ser castigadas.

Porque nadie es culpable de sufrir ninguna clase de trato denigrante y me veo firme en mi decisión de abogar por la extirpación de dichas conductas en mi entorno.

Porque no tengo ningún problema en decirle a la cara a alguien que es un machista, un mentiroso o lo que tenga que ser, para que se de cuenta de que ha obrado de forma incoherente.

Porque considero que lo que hoy en dia se llama machismo es muy subjetivo, pues las leyes de genero lo son, así como detalle, y nadie las critica por lo que les conviene o no. Y sin embargo estoy dispuesto a combatir lo que yo entiendo por machismo, lo que entiendo por maltralo y lo que entiendo por faltar el respeto a la especie, como individuo y como especie.

Y no por ello utilizo sucesos del palo un suicidio o un ataque terrorista para vender mi #JeSuisCharlie y ponerme una banderita de foto de perfil.

Queda proclamado el Primer Manifiesto de la Coherencia, con una promesa clara: pienso exterminar a todos los fanatismos de la tierra. Sé que no lo conseguiré, pero será divertido.

Publicada en

España no es un país capitalista.

España no es capitalista

Se nos ha educado en un falso capitalismo en el que se confunden términos. Mantenemos el capitalismo primitivo mercantil del feudalismo. se desconoce la paradoja del ahorro de keynes, por lo que se recorta en lugar de invertir y se paga el tiempo a precios ridículos. Deberíamos especular mas con el dinero que con nuestro tiempo

A lo largo de los años se nos ha tratado de convencer de que España es un país capitalista. Pero lo cierto es que dista de ser capitalista. Está a años luz de serlo. De hecho, diría que pocos paises son capitalistas.

Primero que todo, hay que tener en cuenta el pasado próximo de España. España ha sufrido una dictadura durante prácticamente 40 años de carácter fascista y luego católico, que es lo mismo, pero con más cruces y menos yugos y flechas. Durante su etapa de aperturismo, se fingió una especie de crecimiento consumista y capitalista: lo cierto es que no dejaba de ser una evolución de un capitalismo mercantil muy primitivo, más tildable de feudalismo que de capitalismo.

Y la razón es obvia, siguen habiendo grandes señores y caciques gobernando los diferentes territorios, viviendo de las rentas. Sigue habiendo más mentalidad de ahorro que de inversión, más mentalidad de robo y amiguismo, que de meritocracia y emprendimiento.

Segundo, se confunden términos. El capitalismo está basado en el movimiento del dinero, pero sus bases son la deuda y la especulación. Tener una deuda no es malo mientras genere dinero.

Esto se puede explicar con un ejemplo simplificado: Compro una casa por 100 Euros y uso una hipoteca de 100 euros con intereses de 20. Es decir, tengo que pagar 120 euros en 24 meses, por ejemplo. Esto genera una deuda de 5 euros mensuales. Es una deuda mala, evidentemente. Ahora, si alquilamos la casa a 7 euros al mes, hacemos que esa deuda sea positiva, pues nos reporta 2 euros al mes aún teniendo una deuda.

Bien, llevado a la macroeconomía, hay un factor a tener en cuenta: la confianza del mercado. Un mercado te compra deuda siempre y cuando tengas amplias garantías de devolverla. Conforme menos garantías das, más caros son los intereses de la compra. El tema de la deuda es algo que Alemania hace de lujo. Vende su deuda por intereses inferiores a los que compra a otros paises.

Un ejemplo simplificado: A Alemania le compran cada euro de deuda con un interés de 100%, es decir, por cada euro, debe devolver 2. A España, Alemania le compra la deuda con un interés del 200%, es decir, por cada euro, España debe devolver 3. Con esto, Alemania gana 1 euro por cada euro de deuda que vende al mercado y compra a España.

¿Por qué puede hacer esto Alemania? Sencillo: ofrece más confianza al mercado que España. Esta es la prueba de que España no es demasiado capitalista, pues, si lo fuera, siendo una de las economías mundiales, habría aprendido a dar mejor impresión al mercado mundial.

En lugar de dar confianza, España se ha esforzado en recaudar y recaudar todo el dinero que ha podido, y lo peor, o ha desaparecido en tramas de corrupción o se ha quedado amasado en grandes fortunas: esto hace que el dinero se frene y, por tanto, el sistema económico se caiga.

Y este punto es el que explica el tercero: en España no conocemos la paradoja del ahorro de Keynes. Esta explica que un país que no invierte en su ciudadanía y se pone a ahorrar -es decir, recorta- está empobreciéndose de forma inevitable. Es sencillo de entender. Si no inviertes en tus ciudadanos, los ciudadanos tienen que pagar más cosas y, por lo tanto, consumen menos. Si consumen menos, el país indirectamente recauda menos. Siguiendo el principio de la inflación de que el dinero pierde valor con el paso del tiempo, es impepinable entender que así el país pierde mucho dinero.

Si esto se conociera, en lugar de recortar, se invertiría en educación, en desarrollo, en investigación, en salud… E incluso manteniendo el presupuesto a la iglesia y unos cuantos millones que se roben -cosa que no debería pasar- el país crecería por sí mismo. Estas inversiones reducirían los gastos de las familias, haciendo que pudieran consumir más, aumentando la recaudación y su bien estar. Este bien estar haría de los trabajadores, más productivos, haciendo que las empresas mejoraran y, por lo tanto, también aumentarían la recaudación. Que las empresas mejorasen permitiría que hubiera más empleo y así… Todo mejoraría, poco a poco, pero lo haría.

Por último, la causa más visible: la inversión en gente que luego han tirado del país. Hemos estado invirtiendo en formar y cuidar a estudiantes que luego no han encontrado trabajo en el país. Esto ha hecho que muchos de ellos emigren -mano de obra muy cualificada- a otros paises, fomentando los servicios de calidad en otros paises y haciendo que el país tenga un ROI en esos alumnos muy negativo.

Es por eso por lo que España no es un país capitalista.


¿Qué opinas tú?

Publicada en

Rajoy, el hombre más inteligente de España.

Rajoy, el hombre más inteligente de España

Decía Woody Allen: La ventaja de ser inteligente es poder fingir ser estúpido, mientras que al contrario es imposible.

Y es que cada día que pasa, Rajoy, en toda su procrastinación y dislalia, parece más inteligente. Pocos son los que cuestionan su liderazgo en el PP, algo que no puede decir el Ken de la política, Pedro Sánchez, que tiene que luchar contra sus oponentes y barones, todo y que está tratando de mantener el partido a flote, como buenamente puede con la materia gris que tiene.

¿Y qué me decís de España? 137 escaños demuestran su apoyo y otros 32, que son naranjas y al echarles agua destiñen azul. Rajoy es quien mantiene el mayor bloque de adeptos, por más que Iglesias y Garzón pinten corazones, hablen de libertades y griten en nombre del 15M.

Pasan los días y Rajoy sigue en pie. 500 casos de corrupción y sigue en pie. No sabe inglés, es la risa de Europa y sigue en pie. Pase lo que pase, Don Mariano sigue al pie del cañón, por unas o por otras. No le falta de nada, nada le afecta y se deduce una vez más presidente de nuestro país ¿Acaso un estúpido podría maquinar tales hazañas y sobrevivir?

Por más que me pese, hay que reconocer que estos hechos son dignos de ser reconocidos. Tal vez dentro de la cabeza de Rajoy haya todo un mundo complejo que esconde sombríos recuerdos y formas de actuar, ocultados tras una imagen de mediocridad y estupidez que todos conocemos pero de la que difícilmente nos podremos librar.

Es una lastima, si es que es cierto que tal es su intelecto, lo utilice para mancillar el honor de la Nación con un partido que más que gobernar, es todo un circo de corrupción. A saber que nos deparará el destino a los ciudadanos de los pueblos de España, aún siendo gobernados por tal eminencia, capaz de engañar a todos con una máscara bien tejida, patentando el puro arte que Maquiavelo plasmó en el Príncipe. Solo espero para mi y mis vecinos que el horizonte de España bajo el reinado de tan anciano sabio no haya un ápice de perdición.

Publicada en

Espartero merece ser recordado.

Espartero no merece ser olvidado.

Es impresionante como la historia de España tiende a olvidar a sus héroes y coronar a los farsantes y corruptos que hundieron nuestra Nación. Y es que hay grandes estatuas de Castelar, el presidente que hundió por completo la primera República, como también el diseñador del Partido Republicado Posibilista, vamos, lo que hoy llamamos PSOE pero sin tanto glamour ni un Ken en la Secretaría general; Sin embargo… ¿Quién recuerda a Don Joaquín-Baldomero Espartero, si es que no es por los huevos de su caballo?

Hoy quiero reivindicar la figura de un liberal que hizo más por España que la dinastía borbónica entera. Era autoritario, tanto, que su hobbie era mandar bombardear las ciudades que creía merecedoras de mano dura… Era la época. Tal vez hoy en día, si hubiera existido, lo que habría hecho es ir a la Sexta a poner a caldo a todo opresor y oprimido que no cumpliera con lo que marca, hundiendo en la miseria a personajes como Serrador o Marhuenda, aunque, si los bombardea, no sería yo quien les llorase.

Ignorando ese detalle, fue un bachiller ingeniero que ayudó de forma magna en la Guerra de Independencia americana proyectando los fuertes en las actuales Perú y Chile, cosa que, por lo menos, hizo un poco más tardía la victoria en Chacabuco (1919). Tal vez si se hubiese quedado allí en lugar de ser destinado de nuevo a España a expulsar a los franceses, no habríamos perdido las colonias -quien sabe- tan rápido. Por lo menos destacó en la Guerra de Independencia Española y, aunque volvió al frente Americano, ya era demasiado tarde. Aún así, el ser tan joven y tener tanto valor le mereció su primer sobrenombre “El Ayacucho” a él y sus compañeros, y eso que no peleó en esa batalla (1826), la que puso fin a la Guerra y forzó al señor Fernando VII a retirar a los españoles de allí.

Y es que aquí no acaba la historia de Don Baldomero Espartero. Este hombre llegó a General en la Primera Guerra Carlista, ya que fue basicamente el artífice de la victoria Isabelista. Aniquiló a Zumalacárregui en Luchana (1836) el tan poderoso ejército carlista que ponía tan de los nervios a los isabelistas y, posteriormente ejerció el Sitio de Bilbao llevándose la victoria. Esto le concedió los honores de General y el sobrenombre del Espadón de Luchana.

Participó en el levantamiento de la Granja (1836) para que subiera al poder Calatrava y Mendizábal -de nuevo- y firmó con un abrazo con el General Maroto el Convenio de Vergara, que dio la victoria definitiva en la Guerra a los Isabelinos, aunque Cabrera seguiría dando por culo hasta 1840. Esto en la época de Amadeo sería por lo que fue nombrado Príncipe de Vergara a título vitalicio sin posibilidad de dejarlo en herencia, aunque claro, no tuvo descendencia a quien dejarlo. Pero eso sería ya en el 1871.

Siguiendo en el año 1840, Espartero, junto con Prim y O’Donell forzaron la dimisión de Maria Cristina, que se negaba a darle el control a los liberales tras la Ley de Ayuntamientos aprobada por aquel entonces. Asume así, pues Espartero la regencia, dando un enésimo giro a la política del país, lo que generó grandes disturbios a los que puso fin a base de bomba y mano dura. Cabe destacar que mandó a Don Van Hallen -sí, como el grupo- a bombardear Barcelona desde el Montjuic (1842).

Por su faceta tan autoritaria perdió apoyos y Narváez, con el apoyo de los mismos que lo pusieron donde están, lo exiliaron, siendo recibido con los mayores honores en Inglaterra (1843). Volvería a España una vez más con mano dura para poner fin a la Década Moderada (1854), de la mano de O’Donell, lo que se conoce como Bienio Unionista. Aunque preparó una constitución, el propio O’Donell lo volvería a tirar del gobierno, lo que forzó su retirada, que, como era poco rico y tenía pocas tierras -notese la ironía- aceptó de buen grado (1856).

España seguía desmoronándose y llegó la Gloriosa (1868) ¿A quién acudió Prim para ser nombrado Rey? Sí, al señor Espartero, al anciano, ricachon y jubilado Espartero. Este, aunque amaba a España, conociéndole -también- por el sobrenombre del Pacificador de España, tenía una vida mucho mejor como para andar haciendo cualquier tontería con una corona, por lo que la rechazó. Sin embargo, ha sido el único Sangre Roja que pudo optar al Trono de España, y en el parlamento recibió 5 votos por ello. Poco después sería nombrado Príncipe y moriría feliz en una España canovista.

Fue una vida por y para España, un tanto autoritario, pero, al fin y al cabo, eficaz. Los de izquierdas tiraron sus estatuas ecuestres y los de derechas borraron sus calles. Nadie recuerda apenas a tan Gran General que tanto hizo por nosotros, y que de ser nombrado Rey, España tal vez sería un lugar más honrado. Sin él, España habría seguido siendo absolutista. Sin el España no habría sido Isabelina. Habría cambiado por completo la historia su ausencia ymucho me temo, que a peor. Por ello, reclamo un hueco en el corazón del país para este liberal, en su día de izquierdas, y aunque hoy de derechas, por la labor que sirvió a este país y por dejar la vida por la consagración de esta nación.

Publicada en

La división de los Pueblos de España.

La división de los Pueblos de España

Es mucha y de muchas clases la división que sufren los pueblos de España.

Para empezar, no tenemos partidos de derechas españoles. Tal vez sean partidos de derechas, pero no patriotas, pues no apelan al servicio de la nación, sino al del propio bolsillo ¿Será que el problema es que no tenemos un partido verdaderamente patriótico, que luche por los derechos de la ciudadanía de los pueblos integrantes de España? Antes el PP me parecía un partido repelente por apestar a derecha. Hoy día pienso que ojalá lo fuera. Día tras día, durante la España Ingobernable de los 101 días, han demostrado ser una mafia, un atajo de ladrones, cuyos cómplices han sido la gran mayoría de la población de esta Nación, que, si ya no fuera poco que les concedieran un solo momento de voz tras cada elección, además lo han tomado mal, permitiendo que el bipartidismo expolie las arcas y manche legislatura tras legislatura el buen nombre de nuestro país.

Por otro lado tenemos a Naranjito, alguien que ha acudido día tras día al sastre para que le arreglara los trajes y cupiese su enorme ego. Y es que Ciudadanos tampoco es un partido de derechas, y menos, de masas. Es un partido personalista, totalitario, y sin ninguna clase de intención de cambio y de trabajar para España. Simplemente un cambio de mafias, una pelea territorial. Va a ser que el único partido de derechas va a ser VOX, pero Abascal aún sigue sonñando con reclamar cuba y puerto rico, y seguramente se masturbe pensando en recuperar las filipinas.

Por si fuera poco, a la izquierda, no tenemos más que partidos peleándose por las siglas en detrimento del cambio ¡Qué más dará quien gobierne, si lo hace para su pueblo, para la Gloria y Gracia de lo más sagrado de la Tierra de los Conejos! Por lo menos parece que el espíritu de Alcalá-Zamora y Azaña se les ha aparecido y planean un frente popular, pero con 6 partidos para que no se note.

Esta nueva forma de Pacto de San Sebastián podría ser muy beneficiosa para el pueblo, ya que podría trascender hasta la devolución de nuestro País al siglo XXI, alejándolo de una vez por todas de la Oligarquía Neo-Canovista, de las pestes de la falsa Derecha y patriotas de boquilla. Pero da miedo. Miedo porque, aunque Garzón es un tio solvente, un tanto pagafantas, PODEMOS, que tiene una gran base y filosofía, sigue bajo el yugo de la Dictadura Coletista, que apesta a totalitario con piel de cordero. Un tio con un ego más enorme que su melena, al que habrá que hacer como con Sansón para que los morados recuperen la noción de sus inicios.

Por último, la tristeza que albergan los pueblos, que por problemas de la industrailización de hace 200 años, han degenerado en porblemas de malentendidos, adoctrinamientos estúpidos a ambas bandas y un odio voraz superreproductor. Por un lado, un pueblo sometido por todos los Imperios que han ido pasando con el tiempo por su región, que no es más ni menos que el Vasco. Este pueblo tiene y debe tener el derecho a reclamar su identidad, como también defender su integridad, sin olvidar el respeto que el pueblo Español -aunque sus gobernantes no siempre- le ha profesado, integrándolo cuando se le ha permitido hacerlo -porque los gobernantes también han puteado a los españoles- a diferencia del pueblo Francés, que ni le da voz, ni le permite su aglomeración.

Dejar decidirles a qué nación deben anexionarse, si a la propia o a la española, es una obligación moral y digna de la democracia y es que si la Nación de España lo permite, dejará patente los signos que una sana democracia tiene, ofreciendo una invitación a quedarse más allá del insulto y la deshonra que hoy día se le tiene en gran medida ¿Quién no querría irse de un lugar en el que no le quieren pero retienen?

Aunque con unos pocos menos de años y con una conglomeración de los demás pueblos de España, aunque sin haber dejado de estar bajo el brazo de una Nación independiente, el pueblo Catalán merece el mismo respeto, ese respeto que cualquier país sano democráticamente tendría hacia los pueblos que lo forman, pues al final estas situaciones desvían la atención del verdadero problema y engendran miedo y pavor hacia lo que habría que tener cariño y devoción.

Cierto es, el pueblo Español votó en el 1978, aunque a punta de pistola, y podríamos aún con ese detalle darlo por legítimo, pero es evidente que nuestra nación requiere de finalizar -diría más, comenzar- la tan Santa Transición de la que todos hablan pero ninguno canta verdad alguna.

Una vez el Rey sea coronado por la voluntad del pueblo y no por la voluntad de un dictador, o bien lo sea un Presidente, una vez se solucionen mediante la palabra y las urnas las tensiones entre las culturas que enriquecen este país, podremos dar por sentado que España puede acercarse por fin a lo que es una democracia Sana y juntos seguir por el camino de la Gloria y la LIbertad, para que en el horizonte se respire paz y vuelvan los buenos tiempos y las gentes en el exilio, abrumadas por el voraz hambre amenazante que acecha en la región.

Algún día España se alejará de las pretensiones suicidas y volverá a la vanguardia que merece por derecho legítimo y por obligación para con su sufrida ciudadanía. O tal vez tenga que morir para dar paso a un nuevo Estado, sangre de la sangre corrupta, entonces limpia. Sea como sea, la cuestión es que la ciudadanía de España pueda algún día sentirse verdaderamente orgulloso de ser español, o, almenos, de estar bajo el brazo de la tolerancia de una gran Nación.

Publicada en

Salud y… ¿República?

Salud y... ¿República?

El 14 de Abril hicieron 85 años de un suceso histórico que marcó España: en Eibar se alzaba la bandera tricolor por primera vez. Este fue un cambio que marcaría la coyuntura de la época. Y es que la República Española del 31 trajo una brutal evolución y avance a España, como también muchos problemas.

Como bien sabemos todos, España ha sido un país muy perjudicado por el siglo XIX; la Segunda República supuso una esperanza para la nación, que fue duramente arrebatada por el fascismo y la hipocresía demócrata de la época.

Sin embargo, el tema que vengo a tratar no solo es el por qué es mejor o no una república que una monarquía; veo esa respuesta difícil, dependiendo de la nación que se hable. Lo que vengo a tratar es si realmente España quiere y merece ser una república.

Si bien la monarquía no es tan mal sistema, si hablamos de Dinamarca, Noruega o Inglaterra, donde está claramente apoyada por la población, por lo que es la gente y no un Dios o un dictador quien corona al regente, la monarquía borbónica tiene un largo historial de franca decadencia, ya sea por cómo se han criado a los reyes o bien, por cómo han sido fácilmente manipulables a lo largo de los 300 años de vida que tiene nuestra nación.

 Empezando en Francia, donde el primer borbón es coronado a finales de la guerras de religión, esta casa real en el país del vino estuvo muy vinculada con sus vecinos los españoles, sea por guerras como por alianzas y tratados. Esta casa tuvo un gran esplendor con El Rey Sol, padre fundamental del absolutismo, aunque los últimos reyes acabasen con 30 centímetros menos de altura. A Francia le costó Dios y ayuda tornarse una república, todo y que el siglo XIX para ellos supuso la liberación de la corona y, a finales, el auge de una república reconocida.

Pero… ¿Y su historia en la península?¿Le debemos algo a los borbones? Muchas han sido las relaciones entre los austria y los borbones, todo y que Isabel de Borbón, segunda esposa de Felipe IV, fue garante de la posibilidad de que uno de los suyos ocupara el trono de España. Y así fue, tras la muerte de Carlos II, Felipe V se corona rey al tiempo que el Archiduque Carlos, dando lugar a la guerra de Sucesión Española.

Como recordaremos, España era muy diferente en el 1700 de lo que lo es hoy en día: Era primera potencia mundial, todo el mundo se pegaba por su trono, o, por lo menos, por que cayera esa breva a alguien más conveniente. Todos sabemos que pasó después. Aunque Carlos era el favorito, cuando sube al poder en el Sacro Imperio, el temor a un nuevo Emperador Carlos hizo que cambiaran las tornas y, con la prohibición de que el mismo rey no ostentara los tronos de Francia, Castilla, Aragón, Valencia, Navarra y Granada y una gran concesion de territorios aún vigente (Gibraltar, por ejemplo), Felipe d’Anjou subió al poder.

Al principio, serían una dinastía prometedora: Aliados del Rey Sol por ser nieto, y, aunque padecía una grave enfermedad depresiva, Felipe V fue el padre de la España que conocemos tal y como es hoy, pues él fue quien unificó definitivamente los reinos peninsulares (Salvo el portugués, evidentemente) Sin embargo, esta gran familia decayó tras la muerte de Carlos III y la prematura revolución Francesa: desde entonces, los reyes españoles han aprobado muy raspadito o bien suspendido en la materia de ser un buen jefe de estado para España.

La cuestión es… ¿España quiere y merece ser una república?¿Es lo que necesita? Solo la tercera podría ser afirmativa. España hace tiempo que necesita un referendum para zanjar el tema de la jefatura de estado, lo que permitiría coronar más fácilmente a Leonor, siendo la primera que ¿habrá? en España, como también podría poner a la monarquía lejos ¿definitivamente? de poner sus garras sobre el toisón de oro. Dicho esto, se puede empezar a contestar las preguntas.

Es muy probable que si se da el referendum, España seguirá siendo monárquica, ya sea por tradición, que tanto nos gusta, como por el miedo inculcado con la falsa idea de que república es guerra. Y es que esto es lo que contesta la primera pregunta: España probablemente no quiera ser republicana. Si nos remontamos en la historia, la primera república se dio para poder preparar el retorno de los Borbones de la mano de Cánovas y, de paso, dar un fuerte golpe a la ideología, que tras su fracaso, perdería un sin fin de seguidores.

 Fue falso el apoyo que se le brindó y completamente inestable: en 6 meses, 6 presidentes y acabaron dando otro -sí, otro- golpe de estado militar que se pondría fin con otro golpe de estado. Entonces España, por lo menos el parlamento, no quería ser republicano. Si bien esto es una realidad… ¿Qué pasó en 1931? España, en unas municipales, parece que decide si ser república o no. Y sin ganar realmente -eran más los votos y puestos políticos monárquicos que los republicanos- por el hecho de que en las grandes ciudades fueron los republicanos los vencedores, Alfonso XIII -un rey nefasto, nada que ver con su padre- capta la indirecta y se larga.

 En efecto, hubo república y duró un poco más, pero, en realidad, el apoyo no fue mayoritario. Todo y que España podría haber dado grandes pasos durante la época tricolor, se dan muchos golpes de estado de un bando y de otro, lo que al final llevó a una guerra civil que ganó quien la ganó: las diferencias entre el CNT y el POUM, que en lugar de centrarse en salvar la legalidad, se pelearon entre sí, combinado con un potencial fascista alemán y el acierto de los generales españoles sublevados que no tuvieron en Barranco del Lobo ni en Annual. Todo lo demás es historia y nuestra pregunta queda resuelta: España probablemente no quiera ser una república.

Y es que tampoco la merece. El gran proyecto que supuso el 1931 para un país que ya ni era imperial, ni era nada, podría haber llevado muy lejos a una nación con delirios de grandeza, pero fueron españoles los que arrebataron este bonito destino a su propio país. Fueron también españoles los que durante 40 años inculcaron miedo y odio. Fueron españoles los que pensaron que podría olvidarse con un par de referendums y un Felipe González sonriente. Son españoles los que quieren dejar el conflicto atrás, como si no hubiera pasado nada.

Tal vez deberíamos hacer reflexión. España nunca estará preparada para dar el salto democrático hacia la república hasta que los españoles -los orgullosos que tributan en el quinto pino y los que le rinden pleitesía y ceden las modificaciones de la constitución a Alemania- vuelvan a ser españoles. También sería un detalle que la izquierda se ponga de acuerdo antes de premiar las siglas. Y si son bizarros, que bauticen a su unión Frente Popular.

 Además, habría que educar a la población en la tolerancia, la libertad y la cultura, en lugar de en el odio, la tradición y el todos lo hacen, ¿por qué yo no? Entonces, tal vez podríamos pedir con derecho legítimo un referendum para solucionarlo. Si es que la república vuelve, trabajar para que nunca se vaya. De lo contrario, si el rey ganara y España siguiera monárquica, le deberé mis respetos y mi genuflexión, pues no me arrodillaré ante un rey; me arrodillaré ante una corona puesta por la voluntad de España. Ante una corona que ya no apeste a herencia dictada.

Pero para entonces, para cuando la población sea educada y culturizada, dudo mucho que la población quiera un rey de cualquier tipo. Para entonces, dudo mucho que la gente quiera seguir teniendo un jefe de estado que fue votado por sus abuelos durante una época en la que se respiraba temor y odio. Y si pasa, que lo corona la población, dicho queda: el rey será del pueblo de España; mi deber como ciudadano de esta nación, rendirle homenaje, con el mayor de los respetos.