Call Me Trisca

Mejor pedir perdón que pedir permiso.

Soy Jacobo López, conocido por algunos como triscaidecáfilo, todo un niño mayor que está destinado a ser un Catedrático de Historia.

Bienvenido a mi mundo 🙂

¿Sobre mí un poco?

Nací el 21 de Septiembre de 1997 en Valencia, en la España del siglo XXI. Crecí jugando al fútbol y me volví todo un hombrecillo en el cole, ávido de experiencia. A los 14 años, empecé a estudiar paralelamente a la ESO algo sobre marketing online y ya en 4º proclamé la Constitución de mi clase, aunque aquello duró poco. A los 16 estudié al tiempo que 2º de Bachiller un Máster en Dirección y Marketing Empresarial, al tiempo que me enrolaba en el mundo laboral. Me tomé un año sabático de estudios y ahora estoy dispuesto a plantarle cara a la universidad.

Me encanta la vainilla, escandalizar y viajar.

A lo largo de mi vida he estado en Francia, Inglaterra, Holanda, Croacia, Montenegro, Bosnia, Portugal y China.

En España he visitado gran parte de Galicia, Aragón, Andalucía, Cantabria, Madrid, la Comunidad Valenciana y algunas pinceladas he dado por Cataluña, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Las Canarias y el País Vasco.

¿Por qué triscaidecáfilo?

 Triscaidecáfilo significa amante del 13 en griego. Aunque en realidad hay mucha gente a la que le gusta este número, es bien cierto que está realmente discriminado. No está en los hoteles, en los aviones, en los barcos… A mi me encanta y ha sido el que he llevado a la espalda mientras jugaba a fútbol sala. A los 16 años empecé a diseñar mi marca personal y decidí este nombre a pesar de su difícil legibilidad. Tal vez pronto todos aportemos un poco más al 13 y le demos más cariño, aunque me conformo con que no lo manchéis.

NOTA: Nº 13 (Jacobo López) decretó 13 non gratos a Génova 13 y 13TV, por no hacer buena honra al número y manchar su imagen con la pérfida aura que los rodean.

¿Por qué seré catedrático de historia?

Pienso que los historiadores tenemos la obligación de ser el faro que conduce a la humanidad por el camino de la tediosa verdad. Quiero ponerme al servicio de nuestra especie para lograr un mundo mejor, poco a poco, para anunciar y denunciar lo que sucedió y sucede para que la gente en un futuro conozca dichos sucesos. En un mundo en el que los periodistas se dedican a desinformar, supongo que nuestra ardúa tarea es precisamente contrarrestar el daño que ellos le hacen al mundo.

Muchas veces dices que tu patria es el arte…

¿Qué artes trabajo y con qué objetivo?

Por ahora, la música y la literatura.

Desde pequeño llevo queriendo escribir libros y es un sueño que por fin estoy haciendo realidad, aunque de forma mucho más humilde a la que pensé, pero bueno, poquet a poquet. Escribo narrativa, poesía y antología. Si algún día me vuelvo un poco más loco, me lanzaré al drama.

En cuanto a la música, de pequeño empecé en un conservatorio con piano, el cual dejé porque era una basta obligación y no me gustaba. Dos años más tarde, me enamoré de él, pero era incapaz de tocar bien, es decir, tocaba, pero no molaba demasiado. A día de hoy estoy preparándome para retomar mis estudios, al tiempo que mejoro. El día en el que esté preparado, abriré un canal y os mostraré de lo que soy capaz.

Mi objetivo es claro, dejar una huella de felicidad y mucho que pensar a mis lectores y espectadores.